Cientos de artistas firman un manifiesto que denuncia la destitución de Aguilar y Oyarzun por «motivos ideológicos»

Los firmantes, miembros del panorama cultural nacional, reclaman una gestión cultural independiente de criterios políticos para que no se repitan casos como el del cese de los exdirectores de Conde Duque

Miguel Oyarzun e Isla Aguilar, durante una presentación en Conde Duque | AYUNTAMIENTO DE MADRID

El despido de los últimos directores del Centro Cultural Conde Duque a cargo de Andrea Levy, delegada de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, ha provocado una importante reacción dentro del panorama cultural nacional. Cientos de artistas han firmado un manifiesto titulado Golpe a las buenas prácticas en el que se acusa a la concejala del PP de provocar el cese por «motivos ideológicos».

«Resulta cada vez más evidente que la inquietante fragilidad que vive el sector de la cultura se debe en gran medida a la injerencia política que imposibilita que los proyectos de gestión cultural y artística puedan desarrollarse en el tiempo más allá de partidos e ideologías», explica el texto. «Desgraciadamente en este país existe una colisión entre ciclos políticos y gestión cultural».

El manifiesto defiende el trabajo de Isla Aguilar y Miguel Oyarzun, a la vez que acusa al área de Cultura de iniciar «una campaña de desprestigio profesional» contra ellos. También recuerda que «se adjudicaron la dirección del centro después de la votación unánime de un jurado compuesto por un diverso grupo de profesionales en el concurso público convocado por el Ayuntamiento de Madrid en 2017».

«Es manifiesto que se está atacando a las Direcciones Artísticas elegidas por concurso en 2017. También que los criterios de despido son ajenos a criterios de Dirección Artística y Laborales. Son motivos ideológicos», continúa el texto. Algo que, en el caso de Aguilar y Oyarzun, tuvo lugar después de haber evitado cualquier reunión con la pareja de directores, «a pesar de habérselo solicitado».

«Hoy más que nunca lo que está en juego es el compromiso con una gestión cultural independiente, realizada por profesionales, trabajando para el bien común y dentro del servicio público. ¿Qué futuro nos espera si permanecemos en silencio?», se preguntan los firmantes.

Este es el texto completo del manifiesto:

GOLPE A LAS BUENAS PRÁCTICAS

Los abajo firmantes asistimos con preocupación a una campaña de desprestigio profesional contra los directores artísticos del Centro Cultural Conde Duque, Isla Aguilar y Miguel Oyarzun, que se adjudicaron la dirección del centro después de la votación unánime de un jurado compuesto por un diverso grupo de profesionales en el concurso público convocado por el Ayuntamiento de Madrid en 2017.

El pasado viernes 22 de noviembre el Área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid comunica el cese fulminante a los actuales directores argumentando problemas laborales con el equipo y de incompatibilidad con su cargo sin haberse reunido previamente con ellos desde que se conformara el nuevo gobierno a pesar de habérselo solicitado en numerosas reuniones.

Este cese es otro golpe contra las buenas prácticas, contra la transparencia y contra los concursos públicos en los que todos los ciudadanos pueden participar. En los últimos días hemos asistido primero al cese de actividad de la Radio M-21. Después a la resolución del contrato de la dirección de CentroCentro. Unos días más tarde a la imposición de una co-dirección en el Fernán Gómez. Ahora Conde Duque. ¿Quien será el siguiente?

Es manifiesto que se está atacando a las Direcciones Artísticas elegidas por concurso en 2017. También que los criterios de despido son ajenos a criterios de Dirección Artística y Laborales. Son motivos ideológicos.

Resulta cada vez más evidente que la inquietante fragilidad que vive el sector de la cultura se debe en gran medida a la injerencia política que imposibilita que los proyectos de gestión cultural y artística puedan desarrollarse en el tiempo más allá de partidos e ideologías. Desgraciadamente en este país existe una colisión entre ciclos políticos y gestión cultural.

Hoy más que nunca lo que está en juego es el compromiso con una gestión cultural independiente, realizada por profesionales, trabajando para el bien común y dentro del servicio público.
¿Qué futuro nos espera si permanecemos en silencio?

Por todo ello apoyamos con nuestra firma la gestión de Isla Aguilar y Miguel Oyarzun al frente de la dirección artística del Centro Cultural Conde Duque y desaprobamos las malas prácticas en la gestión Cultural llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Madrid .

Este texto ha partido de una iniciativa de los artistas asociados a Centro Conde Duque.

Firmas y personas que apoyan el manifiesto, en este enlace

1 Comentario

  1. Juan

    Y de los empleados acosados nadie se acuerda? Ideología e ideología en vez de preocuparse de los empleados. Cuando acosa la izquierda a sus empleados los derechos de los trabajadores dejan de existir. Pues oye muy bien que los amiguetes hagan firmas. Ya han sacado una noticia oye

    Responder

Deja un comentario