Centro reconoce que el principal problema del distrito es poder dar de comer a personas vulnerables

El hambre se come el dinero presupuestado para las anuladas fiestas del distrito. Los servicios sociales de Centro han atendido a 18.750 personas desde el inicio del estado de alarma; 1.440, nuevos solicitantes de ayuda. Donde no llega la administración, redes vecinales, oenegés y comedores sociales de distinta índole

Imagen de algunos participantes en la junta de portavoces del distrito Centro, con el concejal José Fernández abajo a la izquierda | @fernandezsj

Las familias y personas en situación de especial vulnerabilidad económica se comerán este año las fiestas del Dos de Mayo o las de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma. El concejal de Centro, José Fernández, ha explicado en la junta de portavoces celebrada ayer, que en estos dos meses largos de estado de alarma, provocado por la crisis sanitaria del Covid-19, los servicios sociales del distrito han atendido a 18.750 personas, de las cuales 1.440 no tenían un expediente previo y son nuevos solicitantes de ayuda. En ese mismo periodo de tiempo se habrían servido 16.000 comidas, «lo que ha supuesto que algunos días se hayan repartido más de 430», según el concejal.

«La -creciente- partida presupuestaria para la alimentación de los más vulnerables se ha ido nutriendo de la cancelación de los diversos festejos del distrito», ha explicado Fernández, quien afirma que el dinero que estaba destinado a la celebración de los eventos culturales de calle ha servido, y servirá, para atender de urgencia la avalancha de necesitados que se está registrando.

Las fiestas que tendrían que haberse realizado entre marzo y mayo (Semana del Teatro, las fiestas del Dos de Mayo en Malasaña y del barrio de Las Letras, así como los conocidos Mayos) contaban con un presupuesto cercano a los 60.000 euros. Por otro lado, el presupuesto de las fiestas de agosto, las de San Cayetano, San Lorenzo y la Virgen de La Paloma, asciende a 225.000 euros.

Fernández asegura que ante la situación excepcional de crisis social que estamos viviendo «se han creado varios contratos de emergencias atendiendo a los siguientes requisitos: disponibilidad, rapidez en el suministro y posibilidad de abastecer todo tipo de productos, incluyendo frescos, envasados, higiénicos o infantiles, entre otros. Con estas características, Colectividades Bedmar S.L. y Carrefour han sido las adjudicatarias de los mismos».

La ayuda de los servicios sociales del distrito llega en forma de lotes de alimentos, ayudas económicas directas, tarjetas monedero y comidas a domicilio.

«El contrato de Carrefour, principalmente destinado a familias, es de manutención, lotes de alimentos y productos de primera necesidad. Por otro lado, Colectividades Bedmar S.L elabora y entrega las comidas para las personas más vulnerables. En ambos casos el distrito opta por la entrega domiciliaria ya que cumple mejor los criterios de seguridad, salud y dignidad hacia las personas», dice la nota de prensa distribuida por la Junta Municipal de Centro.

El total del presupuesto de los festejos que ya deberían haberse celebrado «se ha invertido en la ampliación del contrato de alimentos con Carrefour (54.000 euros) y en la adquisición de mamparas de protección para la atención al público en los centros de servicios sociales del distrito (5.000 euros), de forma que estén perfectamente adaptados para poder atender a la ciudadanía cuando vuelvan a su labor habitual», mientras que el dinero guardado para las fiestas de agosto se dedicará a «dos partidas: la segunda ampliación del contrato de alimentos con Carrefour (110.000 euros) y la compra de equipos de protección individual (EPI) para el personal de la junta municipal de Centro». Tras eso habrá un remanente de 95.000 euros, que se destinará a necesidades venideras en el distrito.

Los contratos con Colectividades Bedmar S.L. y con Carrefour «se iniciaron el 1 de abril y 18 de marzo, respectivamente» y se mantendrán «hasta que finalice la declaración del estado de alarma o hasta la apertura de los recursos necesarios para seguir prestando el servicio de manera ordinaria».

El combate contra la crisis social generada por el Covid-19 está necesitando de muchos hombros, además del que aporta la administración. Así, además de las cifras que se aportan desde Centro, en el distrito las ayudas alimenticias que están proporcionando las redes vecinales de voluntarios desde el minuto uno del estado de alarma, junto con las miles de comidas que distribuye a diario la ong World Central Kitchen y las iniciativas individuales de negocios y personas están permitiendo capear el temporal de hambre. En las últimas semanas, organizaciones como Cáritas, Cruz Roja, así como distintos comedores sociales de Centro también han vuelto a dar servicio. El control de la situación no quiere decir, ni mucho menos, que esté superada.

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

1 Comentario

  1. Tino

    Sería muy interesante que el gobierno central liberara los más de 400 millones de euros que adeuda a Madrid, así sería mas fácil poder atender a estas personas con nuestros impuestos.

    Responder

Responder a Tino Cancelar respuesta