Calle de los Libreros: tres nombres, tres vidas | Somos Malasaña

Calle de los Libreros: tres nombres, tres vidas

De ella dijo Baroja que podría llamarse la calle del Amor por su mala fama; allí conoció Bécquer la inspiración para sus Rimas y allí han comprado y vendido los estudiantes los libros durante décadas, desde tiempos de la Universidad Central hasta los del Plan Bolonia.