Asomada a los antiguos balcones del Dos de Mayo

Una plaza irreconociblemente limpia, con un puesto de melones, se vislumbra desde una ventana de este céntrico lugar madrileño