Arte en la calle, una exposición más técnica que artística | Somos Malasaña

Arte en la calle, una exposición más técnica que artística

Uno de los mayores intereses de la muestra es el esfuerzo hecho para clasificar las obras e integrarlas en el mapa madrileño.

Proyecciones de obras de arte urbano

La Sala Sur del Centro Cultural Conde Duque alberga, hasta el próximo 28 de abril, la exposición Arte en la calle: Madrid 2000-2018, que pretende dejar constancia de cómo el arte urbano se ha integrado en el nuevo milenio dentro del pensamiento sobre el espacio público de nuestra ciudad.

La exposición nace del trabajo de investigación previo sobre el tema desarrollado por miembros del grupo de investigación NUTAC de la ETSAM durante cuatro años, e incluye imágenes de 344 obras, entre las que hay iniciativas de artistas individuales, de organizaciones privadas y promovidas por el Ayuntamiento de Madrid.

Vista de la exposición con una de las obras a medio realizar al fondo

Uno de los mayores intereses de la muestra es el esfuerzo hecho para clasificar las obras e integrarlas en el mapa madrileño. El cuerpo central de la exposición constra de una serie de fichas grandes que penden del techo y explicitan el año, la autoría y la ubicación de la misma en un esquema que reproduce su entorno urbano. Además, hay un gran plano que coloca cada obra en el cruce de calles que le corresponde. Se trata de un esfuerzo de preservación que se agradece, tratándose éste de un arte efímero por definición.

Entre las obras rememoradas en la exposición encontramos algunas que habitaron Malasaña, como el simio de Noaz en la calle San Andrés, un gran mural de 3ttMan y Remed en la calle Luna –miembros de un grupo de artistas urbanos que tuvieron el barrio como base– o la medianera pintada por Rodríguez-Gerada en la Plaza de San Ildefonso e 2007. Por otro lado, las fotografías de las obras van proyectándose en gran tamaño y por lotes en una de las paredes laterales de la sala.

Ejemplo de las fichas que, a gran tamaño, penden del techo

La exposición se completa con tres cuadros de grandes dimensiones específicamente elaborados para la muestra, obra de tres de los artistas con más nombre en el arte urbano madrileño de los últimos años: E1000, Nuria Mora y Nano4814. Los lienzos irán evolucionando  durante su proceso de elaboración (en tres fases a lo largo de un mes), lo que se trata de una aportación de concepto interesante.

La experiencia de la visita recuerda mucho a la de visitar una web sobre el tema, con su base de datos de obras, su galería fotográfica y su mapa para geolocalizar las obras. El problema es que no ofrece ventajas sustanciales sobre esa hipotética web: las imágenes sobre las fichas son muy pequeñas, el mapa carece de la interactividad de uno de Google y el pase de fotos (más grandes que en nuestro ordenador, eso sí) se sucede sin que uno pueda pararlas o ir hacia delante y atrás. En otras palabras, se trata de un proyecto valioso como esfuerzo documentalista donde lo artístico tiene poco espacio.

No cabe, en todo caso, cargar las tintas contra una muestra a la que se le adivina una ambición modesta y que, ciertamente, aporta elementos interesantes, pero sí conviene dejar claro al lector que es una propuesta más adecuada para iniciados en la relación del arte urbano y el pensamiento sobre la ciudad que para el visitante medio de exposiciones a la espera de ser deslumbrado.

Dónde: Centro Cultural Conde Duque, Sala Sur
Cuándo: hasta el 28 de abril
Cuánto: entrada libre

Deja un comentario