Un piano de cola bajo Santo Domingo: así será el nuevo párking de la plaza

La infraestructura contará con un área de reparto logístico en su planta alta y 257 plazas de aparcamiento en sus espacios inferiores, a los que se accederá por una nueva entrada desde la Cuesta de Santo Domingo

Plano de ubicación del futuro aparcamiento de Santo Domingo | SOMOS MALASAÑA

Un nuevo párking municipal para residentes comenzará a funcionar en el año 2021. Será el de Santo Domingo, cuyo proyecto quedó parado y en el olvido después de su demolición en 2005 pero que fue recuperado por el Ayuntamiento de Madrid durante la anterior legislatura gracias a un proyecto que ahora se encargará de ejecutar el nuevo equipo de gobierno municipal.

El proyecto, al que ha tenido acceso Somos Malasaña, se encuentra ahora mismo en fase de licitación y prevé un periodo de construcción de un año. Durante este tiempo se crearán 257 plazas de aparcamiento en un espacio que ya estaba habilitado para albergar vehículos, pero que necesitaba de una importante reforma para entrar en uso y dar cabida a una zona logística, que servirá para agilizar los repartos de mercancías en la zona centro.

Planta logística del aparcamiento de Santo Domingo | SOMOS MALASAÑA

Este es el aspecto más destacado del proyecto, el de habilitar un área para carga y descarga de mercancías y así liberar espacio en superficie, que suelen ocupar camiones de grandes dimensiones, con el consiguiente deterioro del asfaltado público. El proyecto plantea en la primera planta subterránea una zona de rotura de carga de unos 680 metros cuadrados, con entrada desde la calle Jacometrezo y salida directa a la plaza Santo Domingo.

Además, se reserva espacio para los servicios públicos de limpieza, para agentes de movilidad, una zona de acopio de vallas, un aparcamiento de motos (35 metros cuadrados), otro para bicis del mismo tamaño y diez puntos de recarga para coches eléctricos.

Estructura del aparcamiento de Santo Domingo, con sus tres plantas | SOMOS MALASAÑA

La segunda y la tercera planta estarán dedicadas a aparcamientos para residentes y visitantes, que se han diseñado buscando aprovechar al máximo la superficie útil. Las vías de circulación darán servicio a dos dársenas paralelas de plazas y permitirán los estacionamientos en batería y a 90º. Todos los patios de ventilación, escaleras y los cuartos se han ubicado en las esquinas muertas para ganar más plazas de vehículos.

En la segunda planta habrá 124 aparcamientos y en la tercera 133. Sus rampas de entrada y salida al exterior estarán en la parte baja de la Cuesta de Santo Domingo, en una nueva apertura que permitirá el acceso sin necesidad de cambiar de nivel (en el caso de la planta -2).

Planta -2 del aparcamiento de Santo Domingo | SOMOS MALASAÑA

La construcción tiene que resolver además problemas relacionados con la estructura, el diseño funcional o las acumulaciones de agua de lluvia, entre otros. Pero no contemplará obras de calado sobre la plaza, que se reformó hace diez años. Las estructuras más visibles serán las rejillas de ventilación y el ascensor para la entrada de peatones desde la superficie.

Con el nuevo aparcamiento, la plaza de Santo Domingo volverá a acoger un párking que estuvo en funcionamiento casi medio siglo (desde 1959, fecha de su construcción) y que debido a la aluminosis que sufría tuvo que ser echado abajo. El presupuesto inicial previsto es de poco más de 6 millones de euros (impuestos incluidos).

Urbanización exterior del aparcamiento de Santo Domingo | SOMOS MALASAÑA

Todavía no se conoce el número de plazas que estará dedicado a residentes ni el precio que tendrán, aunque el estudio inicial para la reforma del aparcamiento se recomendaba seguir el modelo Barceló de bonos a uno, tres y cinco años, con precios entre 125 € y 145 € por plaza cada mes. En principio, podrán acceder a los bonos de aparcamientos los residentes de algunas partes de Ópera y Malasaña.

Deja un comentario