Andrea Levy despide a Isla Aguilar y Miguel Oyarzun, los directores que revolucionaron Conde Duque

El Ayuntamiento esgrime diferencias con algunos trabajadores para prescindir de ambos, que tenían contrato hasta el año 2022 y que consiguieron dar un nuevo impulso al centro cultural y atraer nuevos públicos con arriesgadas e innovadoras apuestas

Miguel Oyarzun e Isla Aguilar

Poco más de cinco meses ha tardado la delegada de Cultura, Andrea Levy, en deshacerse de la dirección del Centro Cultural Conde Duque elegida por el gobierno de Carmena mediante concurso público. Las diferencias con algunos trabajadores ha sido la razón esgrimida por el Ayuntamiento de Madrid para justificar el despido de Isla Aguilar y Miguel Oyarzun.

Que el nuevo Ayuntamiento no estaba en sintonía con ambos directores se palpó pronto, desde el mes de junio, cuando se decidió anular la licitación de la cafetería-coworking que durante meses habían preparado para revitalizar con iniciativas culturales una de las áreas del centro en desuso. Y el desencuentro con algunos trabajadores se hizo más evidente el pasado martes, cuando el consejero delegado de Madrid Destino se quejó de que el centro cultural estaba «sobredimensionado».

Los exdirectores de Conde Duque se defienden: «Nuestro proyecto colisiona con unas estructuras anticuadas»

Aunque Aguilar y Oyarzun fueron presentados como directores en enero de 2018, el proyecto con el que ganaron el concurso no empezó a tomar forma hasta septiembre de ese año, cuando transformaron el auditorio del Conde Duque, retirando parte de las butacas y convirtiéndolo en un exuberante jardín cultural con cientos de plantas que donaron los madrileños. Fue el arranque simbólico de una dirección que se encargó de habitar los espacios de todo el centro cultural, utilizando lugares de gran potencial como el torreón o la sala de bóvedas, hasta ahora olvidados.

A lo largo de este año de propuestas que ha pasado desde entonces el Conde Duque ha alojado estimulantes exposiciones de alto valor artístico pero también gran compromiso social, ha programado obras de teatro que rompían con los límites a los que el espectador estaba habituado, ha hecho pasear a los madrileños por lugares insólitos y ha conseguido que los niños participen de un centro cultural que hasta ese momento les era ajeno la mayor parte del tiempo.

Una imagen de Garden State, el evento que transformó el auditorio en un gran jardín

«El cambio ha sido muy grande: se ha transformado un espacio de mera exhibición en un lugar de creación, producción y exhibición. Hemos tenido que adecuar todos los trámites burocráticos a una velocidad que la creación requiere. Intentamos que los artistas sean lo más previsores posibles para no volver loco al equipo del Conde Duque, pero el hecho creativo forma parte de esta idea. Desde las instituciones hay que facilitar que el proceso artístico sea lo más acompañado y facilitado posible. Los artistas han de poder hacer el trabajo que quieren», detallaba Miguel Oyarzun durante una entrevista a Somos Malasaña concedida el pasado mes de marzo.

Tensiones con trabajadores de Madrid Destino

Los «trámites burocráticos» que citaba Oyarzun se convirtieron a veces en momentos de tensión con parte de los trabajadores de Madrid Destino, que no estaban acostumbrados a experiencias audaces como las que proponían Aguilar y Oyarzun e intentaban poner trabas administrativas a la acción cultural. A estas tensiones le sucedieron en 2018 cinco bajas laborales que el comité de empresa de Madrid Destino denunció en su momento, aunque no todas ellas estuvieron relacionadas con la nueva dirección.

El Ayuntamiento asegura en una nota enviada a los medios de comunicación que estas tensiones se han debido a una supuesta»mala praxis en la gestión y a la sobreprogramación» que ha dado lugar «a situaciones de tensión laboral por el incumplimiento de protocolos de trabajo fundamentales», entre los que cita la «obligatoriedad de utilizar el email corporativo como herramienta de comunicación laboral». Según el consistorio, el equipo asegura estar “agotado, desanimado y desmotivado”. También considera que su proyecto paralelo, el Be Festival, un evento que desarrollan en Reino Unido desde hace años, era incompatible con su cargo en la dirección de Conde Duque.

Los hasta ahora directores de Conde Duque han rebatido estas acusaciones en un comunicado indicando que las acusaciones de esta supuesta mala praxis «fueron refutadas en febrero de 2019, fecha en la que se demostró en una investigación interna de la empresa, que no había existido en ningún caso acoso laboral y que los problemas laborales del equipo de Conde Duque eran previos a nuestra llegada». No hubo ni sanciones ni ningún tipo de apercibimiento por parte de las autoridades municipales. También critican «la mirada antigua» de la «politización propagandística de la acción cultural».

La programación cultural del centro, compuesta por más de un centenar de propuestas, se va a mantener hasta enero. A partir de ese momento la nueva dirección del centro, que será presentada el lunes, se hará cargo del contenido para «encontrar un proyecto cultural que encaje mejor en el nuevo mapa escénico de la ciudad», añade el Ayuntamiento.

18 Comentarios

  1. Leo

    «el Conde Duque ha alojado estimulantes exposiciones de alto valor artístico pero también gran compromiso social»
    Cuando estudié Periodismo, hace ya demasiados años, me enseñaron todo aquello de las cinco W, y que, en el estilo informativo, había que evitar los adjetivos y las valoraciones, que quedan para los artículos de opinión. «Estimulantes exposiciones de alto valor artístico» no es información, es colar su opinión sin argumentarla en absoluto.

    Responder
  2. Mariela

    Lo importante aqui es que esta gente ganó un concurso público, para lo cual hsy que presentar un proyecto artístico, que fue valorado y seleccionado y tenían un contrato hasta el 2022. Y esta mujer los echa y pondrá a otros a dedo, sin proyecto pero seguramente del mismo palo que el Ayuntamiento. Esto es el PP. Lo mismo que han hecho en el Español y en Matadero. Asqueroso

    Responder
  3. Lope Tocho

    Mi apuesta para la nueva dirección nombrada digitalmente es C.H.

    Así quienes tan perseguidos se sienten por tener que utilizar el correo corporativo como herramienta de comunicación laboral podrán seguir visitando en horas de trabajo las barras y terrazas del barrio y alrededores, como en los viejos tiempos.

    Responder
  4. Patxi

    Como el caballo de Atila…por donde pasa el PP no vuelve a crecer ni la hierba ni las ideas.

    Responder
  5. ariadna

    Cuando se introduce un cambio en una organización, sea del tipo de que sea, siempre se produce un rechazo, una inercia de las antiguas formas. Liderar significa también hacerse cargo de esto y minimizarlo. Y eso es aplicable tanto a los directores del Conde Duque como a Andrea Levy.
    Hoy en día, como en cualquier tema, la conclusión siempre es polarizada, la izquierda mala, la derecha mala. Lo que nos sucede en España es que estamos mal acostumbrados a este pensamiento dicotómico, a hacer proyectos que sólo tienen en cuenta al que piensa como nosotros y no al que piensa diferente. Un proyecto nuevo tiene que abarcarlo todo, no sólo las nuevas iniciativas que no dudo que son magníficas sino también el aspecto humano. Si los trabajadores se han quejado hay algo que resolver ahí, sea demasiada carga de trabajo para personal insuficiente, demasiada rigidez en los procesos administrativos, un cambio demasiado rápido de las formas de trabajar sin la adaptación necesaria…Es un error obviar el problema y pensar que con entusiasmo todo se soluciona y que quien no está entusiasmado es un reaccionario. También la posición de Andrea Levy cortando cabezas sin escuchar realmente y crear espacios de encuentro y de reajuste no va a ser lo que solucione el problema. Sólo habrá otra versión del problema con la nueva directiva y a ver entonces a quién se le echa la culpa…

    Responder
  6. Juan

    Personas denunciadas por acoso por sus empleados y con un fuerte interés ideológico en vez de artístico. Ciao

    Responder
    • Beto

      Qué fácil es soltar en internet una frase lapidaria sin conocimiento en profundidad de los asuntos. Estos directores sacaron la plaza por concurso y NO A DEDO, caso excepcional en este país por otro lado. La decisión de cesarles SÍ es ideológica.

      Responder
    • Blixa

      Claro, el ayuntamiento cita como una de las pruebas de acoso la obligatoriedad de utilizar el email corporativo como herramienta de comunicación laboral. Una cosa loquísima, oiga.
      Por otro lado, estas personas, elegidas por CONCURSO PÚBLICO y con contrato hasta 2022, han sido despedidas, y como en el resto de casos desde que llegó Levy, serán sustituidas A DEDO.
      Se podrá discrepar más o menos, según el gusto personal, sobre la programación. Pero venga hombre, lo que nos faltaba es defender esta clase de despidos y tratamiento, y decir que montaban cosas con contenido ideológico. El arte, señor Juan, es arte.

      Responder
  7. Pepi

    Eficientes lo que se dice eficientes no eran.

    Responder
    • Paula

      Estoy en absoluto desacuerdo. El conde duque ha pasado de ser un lugar triste y sin espectadoras (cómodo para los que trabajaban en el, eso si) a ser una fuente inagotable de inspiracióny actividades, además de una revitalización total del barrio. Y viví enfrente, así que hablo con conocimiento.

      Responder
  8. CARBAJOSA ESTEVE

    ¿Es usted del PP? ¿No? Luego, se lleva mal con sus empleados. En el PP siempre defenderemos al trabajador frente a los abusos, tradicionales y seculares, de la clase dirigente. Así, que, ¡a la puta calle!

    Responder
    • La vecina del sexto

      De Erica ser usted ser cómico!! Muy chistoso tu comentario!! Ahora resulta que la derecha está siempre defendiendo a los trabajadores!

      Responder
    • Elixabette

      Que maldad ,cuanta rabia ,cuanta mentira cuanta envidia en esas palabras…. cambia a positivo y seras más feliz

      Responder
  9. @capitan_malasana

    «V de Vendetta» nueva programación de Levy para el Conde Duque.

    Responder
    • Ana

      Pues yo, que he trabajado con Madrid Destino tengo que comentar que, más allá de cosas puntuales la programación era/es cutre. Estábamos acostumbrados a la gran programación histórica del Conde Duque y ésta nos ha parecido realmente mala. Así es que, confiemos en que quién llegue sea mejor.

      Responder
      • Cucu

        La «gran programación histórica» de Conde Duque? Pero de qué estás hablando?? En qué burbuja vives? Qué fácil es engañar y meter ruido.

        Responder
  10. Consuelo Vazquez

    Me entristece profundamente esta mala decisión. Gracias a la iniciativa de los cesados directores, los alumnos de mi cole han podido disfrutar de una obra de teatro maravillosa, que de otra forma, seria inaccesible. Este es un ataque más de la derecha para evitar la difusión de la cultura a los más desfavorecidos. Todo mi apoyo a los grandes profesionales que hasta hoy han dirigido el conde Duque

    Responder
    • Ana

      Señora, sigan insistiendo porque los colegios siempre han tenido cabida.

      Responder

Deja un comentario