Amenaza de suspensión de clases por falta de calefacción en la escuela municipal de música de la calle Farmacia

Ocho grupos que dan clase en María Dolores Pradera están pendientes de que el Ayuntamiento de Madrid arregle el sistema de calefacción y refrigeración de una de sus aulas, que lleva roto desde su inauguración. La Junta de Centro asegura que las obras empezaron la semana pasada y que los calefactores portátiles colocados mientras se ejecutan serán suficientes para mantener el calor

Uno de los calefactores eléctricos colocados en el aula 13 de María Dolores Pradera para suplir la falta de calefacción | SOMOS MALASAÑA

Decenas de alumnos de la Escuela Municipal de Música María Dolores Pradera, situada entre Malasaña y Chueca, están a punto de quedarse sin clases durante el invierno. El motivo: la falta de calefacción en su aula 12, una de las más espectaculares por tener todas sus paredes de cristal, pero también la más expuesta a las inclemencias del tiempo debido al mismo motivo.

El espacio en cuestión está ubicado en la segunda planta del edificio. Lleva sin climatizar desde que fue inaugurado el centro, hace ahora año y medio, por culpa de un error en el sistema que habría de regular la salida de aire caliente y frío pero que es incapaz de hacerlo. Por esa razón apenas fue utilizado durante el curso pasado, pero la entrada de más alumnos en septiembre (la escuela tiene capacidad para 500 personas) motivó que el aula empezara a albergar grupos de diferentes enseñanzas musicales.

Aula 12 de la Escuela de Música María Dolores Pradera, vista desde el exterior | SOMOS MALASAÑA

Actualmente el espacio acoge a ocho grupos con decenas de alumnos y la dirección del centro está intentando mitigar el frío con tres pequeños calefactores eléctricos como el de la imagen que ilustra estas líneas. Algo insuficiente para cuando lleguen las bajas temperaturas, consideran desde el centro, que ya ha advertido a las familias que el lugar será impracticable en unas semanas, tanto para los niños que acuden allí a clase como para los profesores que imparten las enseñanzas.

Las madres y padres de los alumnos afectados apuntan como responsables de esta situación al área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, que se encarga de la gestión indirecta de este espacio (cedido por concurso público) y a la Junta de Centro, que ha de velar por el mantenimiento del edificio. A ambas áreas están enviando cartas pidiendo «que tomen medidas urgentes» por la «falta de acondicionamiento» de las instalaciones, según un texto al que ha tenido acceso Somos Malasaña.

Las obras de reparación comenzaron el 31

Sin embargo, desde la Junta de Centro ven el problema cerca de solucionarse, debido a que las obras para la reparación comenzaron el jueves de la semana pasada, día 31 de octubre. En respuesta a las preguntas de este periódico, la Junta de Centro entiende que con los tres calefactores citados y dos aireadores con producción de calor «no consta que haga frío» ni un «problema de climatización». Sus fuentes añaden que «una vez acabada la obra actualmente en curso, habrá una regulación perfecta de los sistemas y podrán retirarse los calefactores portátiles».

Las misma fuentes informan de que la obra «para mantener el edificio en condiciones óptimas de seguridad y confort» incluye el suministro y colocación de un sistema de control de la iluminación y calefacción. Además incluyen la adecuación de puertas de escalera exterior por otras que no permitan su apertura desde fuera, sustitución de barras antipánico en puertas cortafuegos, sustitución de las baterías de la central de detección por encontrarse deterioradas y colocación de vinilos en vidrios.

También se indica que «pese a no existir una reglamentación clara de las fechas de encendido de los sistemas de calefacción, tradicionalmente se ha considerado que la fecha de inicio de las calefacciones es el 1 de noviembre. No obstante, y al ser conscientes de la existencia de niños en las aulas, se tomó la decisión de empezar su encendido a partir del 14 de octubre».

Además de estas obras, en María Dolores Pradera se invirtieron recientemente 240.000 euros para poner en marcha las instalaciones, que habían sido terminadas durante la época de Ana Botella como alcaldesa pero que nunca se llegaron a dotar de contenido. El de la calefacción en el aula 12 no es el único problema de este edificio municipal, ubicado junto al Colegio de Arquitectos de Madrid: también adolece de climatización en su acceso por la planta baja y falta de enchufes en algunos de sus puntos.

1 Comentario

  1. Votala.drones

    No pasa na .la externalizamos y le damos el concurso a la «creativa » y asi dejan de «molestar» los profesores ..y de paso nos cargamos la escuela de musica .pa que vale ??? muuucho mejor Taurina…By. Almeida

    Responder

Deja un comentario