Adiós a un gigante de Corredera Baja de San Pablo

Operarios municipales talan uno de los mayores árboles que podían encontrarse en las calles de Malasaña, situado a la altura del número 47 de Corredera Baja de San Pablo

Momento en el que una grúa retira una de las copas del árbol | SOMOS MALASAÑA

Malasaña se despide hoy de uno de los árboles de mayor porte -si no el de mayor- de cuantos hay en sus calles. Vecinos y comerciantes se han despertado este lunes con operarios del ayuntamiento talando por partes un gigante situado a la altura del número 47 de Corredera Baja de San Pablo.

Aunque el árbol parecía estar sano, sus raíces habían provocado el levantamiento de la acera y se adentraban bajo los edificios cercanos. El paisaje de la citada vía no volverá a ser el mismo.

El árbol, situado a la altura del número 47 de Corredera Baja de San Pablo, era uno de los mayores que podíamos encontrar en las calles de Malasaña | SOMOS MALASAÑA

Las raíces del árbol talado habían levantado la acera en torno a su base | SOMOS MALASAÑA

Hace casi un año, uno de los grandes olmos siberianos que pueblan la calle, el situado a la altura de su número 20, perdió una rama de grandes dimesiones durante un episodio de fuertes rachas de viento. La caída, que no provocó víctimas, obligó al corte al tráfico de la calle.

Recibe las noticias de Somos Malasaña

Subscríbete a nuestra newsletter o síguenos en Facebook, Twitter, Instagram o Telegram

Apoya al periódico de tu barrio y asóciate a Somos Malasaña


Somos Malasaña es un proyecto de periodismo local independiente asociado a eldiario.es, en el que puedes informarte de las noticias que te tocan más de cerca. Solo nos financiamos con la publicidad y el apoyo de nuestros lectores más comprometidos. Si tú también quieres ayudarnos hazte socio o socia de eldiario.es y destina una parte de tu cuota a Madrid - Somos.

Nuestro trabajo necesita de tu apoyo, y cuesta dinero. Te necesitamos para seguir. Hazte socio. Hazte socia.

1 Comentario

  1. Terence Prieto

    Parece que el otro que había al lado también molestaba. Lo mismo para el que había en Corredera Alta enfrente de la Tienda de Las Gorras, que incluso estando con protecciones metálicas de más de 1 metro de altura fue cortado a ras durante las obras de readoquinado de la calle.

    Van a terminar respirando ‘la nada’ en la zona. Lo mismo con lo de disfrutar del ‘fresco’ que aportan los árboles siempre y cuando estén presentes, claro.

    Dime cómo tratas a la vegetación y te diré si eres o no un maltratador (además de un ignorante).

    La acera seguirá hecha una porquería, con y sin árbol, pero buena es la excusa para matar a todos los ejemplares de grandes dimensiones que en su momento se plantaron y ahora son un engorro y sustituirlos por ‘arbolitos’ que no crezcan tanto (aunque tampoco refresquen ni den sombra).

    Os dicen que llueve mientras os mean.

    Responder

Deja un comentario