Adiós a Moncho, el de la calle del Pez