Abejas madrileñas e inspiración vikinga para la primera hidromiel de Malasaña

Grendel ha sido elaborada en la Fábrica Maravillas por Pablo y Hugo, dos socios que desde hace tres años fabrican esta bebida fermentada de elaboración ancestral