Galería: nos colamos en las casas de Malasaña en las que crean los artistas

Éxito con más de 2.000 visitantes en la edición número 15 de 'Los Artistas del Barrio', una iniciativa que observa con recelo cómo la subida de los alquileres está expulsando a muchos creadores del barrio

Vivienda-estudio de Carlos Nadal, en calle Velarde

Más de 2.000 visitantes recorrieron durante este pasado fin de semana los 25 estudios y casas de artistas de Malasaña y Chueca que participaron en la XV edición de Los Artistas del Barrio. En ellos se encontraron con obras de más de 130 creadores y la oportunidad única de, en muchos casos, charlar e interactuar con ellos.

Esta edición, la primera en la que no se ha podido hacer una convocatoria abierta por cuestiones logísticas de la organización y los espacios participantes se sumaron a la propuesta por invitación directa ha deparado, sin embargo, «un muy buen nivel de arte en los estudios», en palabras de Sébastien Rouyet, coordinador de este evento que dirige Eponine Franckx.

Los Artistas del Barrio es un open studio anual, pero que sólo en los años impares se traslada a la zona de Malasaña y Chueca, mientras que en los años pares se celebra en Lavapiés y La Latina.

La amenaza de los altos alquileres

Pese al éxito de la iniciativa este año, a la que ha acompañado un tiempo espectacular, sobre los organizadores sobrevuela una sombra de cara a próximas ediciones en esta zona: la subida de los alquileres está expulsando a muchos creadores del barrio.

«Espero que dentro de dos años todavía haya artistas viviendo en Malasaña y en Chueca», señala Rouyet, quien asegura que tres de los talleres que iban a participar se cayeron del evento en fechas muy próximas al mismo porque sus caseros les subieron el alquiler más de 400 euros mensuales. Del mismo modo, dos días antes de la celebración de Los Artistas del Barrio y cuando ya los folletos estaban impresos y todo listo, otro taller más causó baja por el mismo motivo.

(Pincha sobre cada imagen para verla ampliada)

 

EL ARTE, UN VECINO MÁS

Habitando desde sótanos a áticos, pasando por locales a pie de calle y talleres-viviendas en cualquier planta de cualquier edificio residencial: hay creadores entre nosotros que sólo se hacen notar cuando una iniciativa como Los Artistas del Barrio les invita a manifestarse y a abrir sus puertas a cientos de visitantes.

Hasta en las cocinas, cuartos de baño y dormitorios de muchos de estos artistas se nos ha permitido entrar para conocerlos a ellos, a sus obras y a sus espacios.

Entre los lugares singulares que ha permitido conocer esta XV edición del open studio más longevo de Madrid ha destacado, sin lugar a dudas, un estudio salido como de otra época, el estudio de los veteranos Manuel Alcorlo y Carmen Pagés, situado en una última planta de un edificio señorial de la calle Hortaleza.

Deja un comentario